CONDENADA POR DEFRAUDACION: USO UNA TARJETA DE DEBITO SUSTRAÍDA

La sentencia de Chapalcaz fue dictada en el marco de un juicio abreviado convenido entre el fiscal  Raúl Miguez Martín, el defensor oficial Pablo Andrés De Biasi y el propio imputado, una ama de casa de 28 años que aceptó la autoría de los hechos

tarjeta de bco pampa

El juez de control santarroseño, Carlos Matías Chapalcaz, condenó a Marisa Ester Olguín, como autora del delito de defraudación –mediante el uso de tarjeta de débito sustraída–, en nueve oportunidades, a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional.

La sentencia de Chapalcaz fue dictada en el marco de un juicio abreviado convenido entre el fiscal  Raúl Miguez Martín, el defensor oficial Pablo Andrés De Biasi y el propio imputado, una ama de casa de 28 años que aceptó la autoría de los hechos.

A su vez, todos los damnificados, cuando fueron notificados por el Ministerio Público Fiscal, dieron su conformidad con la salida alternativa al conflicto, a excepción de uno que no pudo ser localizado pese a los reiterados llamados telefónicos.

Con las pruebas reunidas en la investigación fiscal preparatoria, el magistrado dio por acreditado que el 11 de mayo del año pasado “compró una bomba sumergible, palas y otros elementos por un monto de 22.487 pesos” en un comercio ubicado en avenida Circunvalación.

Ocho días después, se presentó en un local de la calle Alem y adquirió “cuatro jeans y una campera por 9.418 pesos”. El 22 de ese mes, Olguín se presentó un negocio de la avenida Luro y “compró un paragolpes, una defensa tipo Talampaya y un reflector para puerta y capot para una camioneta Volkswagen Amarok. Al día siguiente, adquirió un juego de fundas para asientos, dos faros de giro delanteros, un electro ventilador, una bobina de encendido y un estéreo con cuatro parlantes”.

Poco después, el 12 de junio, gastó 4.412 pesos en comprar “un top negro y una remera manga larga translúcida” en un local de la calle Mansilla. El 24 de junio adquirió ropa deportiva por 10.000 pesos y otras ropas de vestir por 3.025 pesos en otros dos negocios céntricos.

Finalmente, el 26 de julio concurrió a dos comercios de avenida Luro para comprar “cuatro cubiertas marca Michelin” por 14.742 pesos y “dos cubiertas de moto, un kit de transmisión de moto, dos cascos, un par de guantes y un aceite” por 7.710. En cinco ocasiones estuvo acompañada por un hombre y en otra por un menor.

“En todos los casos, simuló el pago mediante la utilización de una tarjeta Social de Banco de La Pampa que tenía dañada la banda magnética, circunstancia que Olguín utilizó como excusa para conseguir que las operaciones se realizaran mediante el sistema Posnet, pero a través de la modalidad off-line (sin verificación instantánea)”, indicó Chapalcaz en el fallo.

La tarjeta pertenecía a otra mujer, “por lo cual Olguín actuó simulando su identidad y firmando falsamente con el nombre de la titular, consignando además falsamente como suyo el DNI de esa persona; todo lo cual indica que actuó con intención defraudatoria a sabiendas de que –con posterioridad–, los comerciantes se verían imposibilitados de cobrar efectivamente los importes de las operaciones realizadas, generando de ese modo perjuicio económico a todos los damnificados”, añadió el juez.

Las partes convinieron, además, que la imputada durante dos años debe fijar residencia y someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Orientación y Supervisión de personas en conflicto con la ley penal.


Últimas noticias

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*