DENUNCIA PENAL: Escandalosa salida de Ginés González García

Ginés González García, quien presentó la renuncia al presidente Alberto Fernández tras la polémica generada por la aplicación de vacunas contra el coronavirus a personas que no son personal de salud sin turno previo y aún más grave en dependencias de esa cartera, como reveló el periodista Horacio Verbitsky al contar su propia experiencia.

A través del Decreto 119/2021, firmado por el Presidente y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero que  fue publicado en las últimas horas en el Boletín Oficial, donde se designó a la Carla Vizzotti y en el mismo decreto, se le aceptó formalmente la renuncia de González García, a quien el Gobierno nacional le agradeció por «los valiosos servicios prestados en el desempeño de su cargo», según indica el texto de la norma.

Señores, hasta que no se respete la Ley siempre vamos a seguir con la impunidad, señores la Ley y la constitución se hizo para respetarla y hacerla cumplir.

Cuando el presidente de la nación Alberto Ángel Fernández le tomó juramento de Ley, Ginés González García, se comprometió desempeñar el cargo con lealtad y patriotismo, cumpliendo y haciendo cumplir la constitución argentina, juro que así seria, y ahora ante el incumplimiento que hacemos.

Mediante esta nota, solicitó a la Justicia que se investigue a Ginés González García, ministro de Salud de Argentina hasta este viernes, por presunto abuso de autoridad.

Tras las declaraciones de Verbitsky, la prensa local dio a conocer otros supuestos casos de «vacunación VIP» a políticos, empresarios, sindicalistas y periodistas.

Para acceder a la vacunación, que es voluntaria y gratuita, los interesados deben tramitar un turno por internet, en la cual me encuentro inscripto y aún sigo esperando porque en nuestra provincia  La Pampa, se está aplicando a los esenciales y esperare en la medida que haya disponibilidad de vacunas.

Cuando califico de abuso de autoridad del Ministro González García, me refiero porque habría ordenado y autorizado a un grupo de personas a que sean vacunadas con la vacuna Sputnik en la sede de Ministerio de Salud a su cargo, alterando las prioridades que las normas específicas, es decir  no se respetó el principio constitucional de igualdad entre los ciudadanos.

Es inaudito que haya alguien, en este caso, la cúpula del Ministerio de Salud, que dictamine quién debe morir y quién debe vivir. Con 50.000 muertos que llevamos en el país, este es un caso de corrupción.

La verdad que es una gravedad institucional porque no sólo se está incumpliendo con los deberes de funcionario público, sino que se está impidiendo que una persona considerada de mayor riesgo y que necesita vacunarse no lo pueda hacer.

Por si alguno no lo entiende o se hace el distraído, me refiero a la Ley, cuando se publica en prensa escrita es un documento, por lo tanto cualquier fiscal puede actuar de oficio

Últimas noticias

Se el primero en comentar

Deja una respuesta